Los beneficios de un abrazo

¿Sabías que abrazarse tiene muchos beneficios que la mayoría desconocen?



Cuatro abrazos al día para sobrevivir, ocho abrazos para mantenernos y doce abrazos para crecer.

En una serie de estudios sobre el miedo y la autoestima publicados en la revista 'Psychological Science', los investigadores demostraron que los abrazos y el contacto físico reducen significativamente el miedo a la muerte.


Resulta paradójico que justamente abrazar, como contacto físico que supone, es una de las cosas que debemos evitar para no contagiarnos de COVID-19.


La oxitocina es la responsable de esa sensación de bienestar y seguridad, nos aporta sentimientos de confianza y generosidad y reduce el estrés y la ansiedad. Se libera por contacto físico e interacciones con otras personas. Por ello, no debemos dejar de abrazarnos. Debemos seguir abrazándonos con aquellas personas más cercanas, con las que convivimos día a día y que ya de por sí, tenemos contacto directo, pareja, familiares, etc. Y una vez que la pandemia se de por superada, también con conocidos, compañeros, colegas, etc.


Diferencias entre un abrazo por la derecha (mejilla derecha con mejilla derecha) y por la izquierda


Investigadores de la Universidad Ruhr de Bochum (Alemania) han observado que los sentimientos pueden determinar de qué lado se da un abrazo a otra persona, aunque también pueden influir otros factores como la mano dominante, según un curioso estudio publicado en la revista 'Psychological Research'.


Tras procesar toda la información, observaron que la mayoría de las personas muestran preferencia por los abrazos por el lado derecho. Al mismo tiempo, descubrieron que los abrazos del lado izquierdo se daban con más frecuencia en situaciones positivas que en negativas. Esto puede deberse a que "cuando las personas se abrazan, las redes emocionales y motoras en el cerebro interactúan y causan una deriva más fuerte hacia la izquierda en contextos emocionales" - explica Julian Packheiser, autor principal del estudio.


Otra teoría, dice que abrazándonos por el lado izquierdo (pegando nuestras mejillas izquierdas) nuestros corazones también están pegados uno al otro y podemos sentir la conexión que se produce. De hecho, el amor siempre se ha representado con un corazón, si los acercamos, estamos diciendo a la otra persona que la queremos y la apreciamos con un simple abrazo. 


Los abrazos aumentan la vinculación y fortalecen las relaciones.

Los expertos afirman que un simple abrazo puede ayudar mucho a mantener relaciones sanas y felices con los demás. Además, favorecen nuestra autoestima. Los abrazos nos recuerdan el afecto que recibimos cuando éramos bebés y, por lo tanto, nos conectan con nuestra capacidad de amor propio.


Los abrazos ayudan a los músculos a regenerarse

Haz la prueba, cuando des un abrazo, concéntrate en el momento, respira profundamente, mantente durante unos 20 segundos y notarás como tu cuerpo se nota más relajado.

El aumento de los niveles de oxitocina promueve el optimismo y la autoestima, elevando nuestra "escala de felicidad"

La oxitocina, que se libera en el torrente sanguíneo mientras se abraza, ayuda al cuerpo a reparar los músculos más rápidamente. Lo hace al permitir que la grasa en el cuerpo se convierta en energía y se utiliza para la reparación muscular. Niveles saludables de oxitocina conducen a una mejor conversión de energía, y por lo tanto mejor reparación y crecimiento muscular.


Los abrazos aumentan la empatía y la comprensión

La oxitocina también tiene otros beneficios, como el aumento de la sensación de empatía. Un estudio de la Universidad de California Los Ángeles demostró cómo la oxitocina aumenta la empatía, incluso entre completos extraños. Con sólo abrazar a alguien, la oxitocina se libera en el cerebro, desencadenando una sensación de empatía en nuestro cerebro.


Los abrazos aumentan la felicidad

Otro estudio de la misma universidad en 2011 demostró que el aumento de los niveles de oxitocina promueve el optimismo y la autoestima, elevando nuestra "escala de felicidad". De hecho, los estudios estiman que el 50 por ciento de nuestra felicidad es genética, el 10 por ciento se ve afectada por nuestro medio ambiente y el cuarenta por ciento está determinado por cómo nos alimentados.


Los abrazos pueden ayudar a tratar el insomnio y la ansiedad

El cuerpo responde como si estuviera recibiendo contacto físico, y el cerebro libera serotonina, haciendo que el sistema nervioso se relaje. Con el sistema nervioso relajado el cuerpo es capaz de caer en un sueño más profundo, más reparador.



Virginia Satir, una famosa psicóloga y trabajadora social estadounidense, señalaba que necesitamos cuatro abrazos al día para sobrevivir, ocho abrazos para mantenernos y doce abrazos para crecer. Y tú, ¿lo cumples? Si no es así, ya sabes, empieza a regalar abrazos.


#bienestaremocional 

#abrazo 

#abrazar

#inteligenciaemocional

#bienestarysalud

#felicidad

5 vistas
Contacto

© Copyright 2020 SEF Services

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now