En busca de la felicidad

Actualizado: abr 7

En estas fechas seguramente nos replanteemos infinidad de cosas, muchas de ellas relacionadas con la felicidad: propósitos, metas, logros, fracasos y objetivos. Pero, la primera de ellas debería ser: ¿qué es para mí la felicidad?




Todos tenemos un concepto claro de la felicidad como estar en un paraíso, no tener preocupaciones y gozar de tranquilidad a todas horas. Sin embargo, ¿qué debería acompañar a todo eso? Seguramente si estuviéramos viviendo en una playa paradisiaca en medio del pacífico durante un año, nos cansaríamos y nuestro concepto de felicidad cambiaría por completo. Si eres seriófilo y has visto La Casa de Papel, es lo que les pasó a dos de los protagonistas quienes huyendo de la justicia se refugian en una playa y, siendo millonarios y sin nada por lo que preocuparse, incomprensiblemente se cansan de tenerlo todo y, a la vez, sentir que no tienen nada, por lo que terminan volviendo al mundo "real".


Con este ejemplo, quiero reflejar que la felicidad no es algo estandarizado, sino que es un puzzle que cada uno tiene que montar y valorar muy bien qué piezas escoger para que no falte ninguna (de ahí que el puzzle sea la imagen de esta página). Por ello, creo que deberíamos empezar por hacernos la pregunta: ¿qué me hace ser (estar) feliz?


Si volvemos la vista atrás y recordamos nuestra niñez, la felicidad era jugar con los compañeros, hermanos, primos y gente de tu alrededor. Éramos felices si nos compraban algo que deseábamos mucho mucho. Bien, era a lo que estábamos acostumbrados. Si no lo conseguíamos, lloro y pataleta al canto (igual así colaba). Y si colaba, acabábamos de descubrir la técnica infalible para conseguirlo TODO. Pero a lo que íbamos. Felicidad era aquello que podía durar un momento o toda una tarde y que no controlábamos, sino que fluíamos sin pensar en nada más.

Es una lástima que cuando crecemos nos vamos olvidando de esa sensación, bien por responsabilidades o por horarios estrictos.  A veces también porque no nos paramos a pensar en qué nos haría volver a tener esa sensación. O bien, sí lo sabemos pero atendemos a cosas que consideramos más importantes que un ratito de felicidad. Pues no. Por favor, atendamos a nuestra voz interior de vez en cuando y dediquémonos más tiempo. Seamos niños por un momento y disfrutemos de ello. Sólo así entenderemos qué es la felicidad para nosotros y podremos andar el camino montados en ella.  


Después vienen los propósitos y las metas que queremos alcanzar. Es un buen momento para planteartalas, por supuesto. Pero recuerda que para conseguirlas tu estado mental y físico deben estar al 100%, y para ello, es impriscindible notar la sensación de bienestar y satisfacción que conducen a la felicidad plena. Así que, ya sabes, nuevos propósitos para este año pero dejando salir al niño o niña que llevas dentro.


#felizaño #feliz2020 #Día2 #FelizJueves #séfeliz #sefuerte #felicidad


::Mary Lafuente::




 


0 vistas
Contacto

© Copyright 2020 SEF Services

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now